7 cosas que no debes hacer cuando discutas con tu pareja.




Dentro de cualquier relación amorosa, es completamente normal que en algún momento surjan diferencias que puedan desembocar en discusiones intensas. Estos momentos pueden ofrecer una oportunidad valiosa para que los cónyuges exploren aspectos de su comportamiento y personalidad que quizás desconocían previamente.

Si bien en ocasiones estas diferencias pueden ser constructivas, en otros casos podrían poner en riesgo la solidez de la relación. Es por ello que es crucial comprender qué evitar en momentos de conflicto con tu pareja. A continuación, presentamos una lista de acciones que debes evitar cuando enfrentas una pelea con tu ser amado:

Respetar el espacio de tu pareja: Uno de los aspectos fundamentales es no presionar a tu pareja para tener intimidad si esta no se siente cómoda. El respeto por los límites y deseos del otro es fundamental para mantener la confianza y el bienestar mutuo.
Separar los problemas: En lugar de mezclar todos los problemas en una sola discusión, es importante abordar cada asunto por separado. Intentar solucionar todo a la vez puede empeorar la situación y dificultar la comunicación efectiva.
Privacidad en la discusión: Evitar discutir en lugares públicos para evitar convertirse en objeto de burlas o comentarios innecesarios. La privacidad es clave para mantener la dignidad y el respeto en momentos de conflicto.
Evitar amenazas de separación: Nunca es recomendable hablar de una posible separación durante una pelea. Hacerlo puede infligir un daño emocional profundo y poner en peligro la estabilidad emocional de ambos.
Controlar el Impulso de Irse: Alejarse de la situación y dejar la discusión sin resolver no es una solución efectiva. Enfrentar y resolver los problemas es crucial para el crecimiento de la relación.


Eliminar la violencia verbal y física: Cualquier forma de violencia, ya sea verbal o física, es inaceptable en una relación sana. Mantener la calma y la compostura es esencial para abordar los problemas de manera efectiva.
No involucrar a terceros: Evitar mencionar a familiares o amigos en la discusión. Mantener los asuntos de la relación entre los involucrados es fundamental para mantener la privacidad y la confidencialidad.

Estas pautas son solo el comienzo para enfrentar de manera constructiva los desacuerdos en una relación. Después de una discusión intensa, es fundamental que ambas partes tengan la oportunidad de llegar a un acuerdo para resolver los problemas subyacentes que podrían haber causado el conflicto. Sin embargo, si las peleas se vuelven frecuentes y parecen debilitar la relación, es recomendable considerar la opción de una terapia de pareja para abordar los problemas de manera más profunda y efectiva.

La comunicación abierta y sincera, junto con el respeto mutuo, son pilares fundamentales para mantener viva la llama del amor en cualquier relación. Si estos componentes fallan, es probable que las discusiones sean más frecuentes y la comprensión mutua se vuelva esquiva. Por lo tanto, es importante abordar los desacuerdos con calma, respeto y empatía, buscando siempre soluciones que fortalezcan la relación y permitan el crecimiento personal de ambos involucrados.