La pelĆ­cula de terror en Netflix que los usuarios recomiendan no ver por su intensidad, suspenso y miedošŸ†˜šŸ‘€šŸ‰
Video en los comentarios




Las apuestas de terror de Netflix son tantas y tan variadas que, en ocasiones, se hace complejo escoger la mejor opciĆ³n para pasar una tarde o noche terrorĆ­fica.

Sin embargo, hay algunas que parecen tener gancho suficiente como para conquistarnos desde el principio y esas son aquellas que tienen base en la realidad, lo que las hace aĆŗn mĆ”s inquietantes. Eso es lo que ocurre con su Ćŗltimo estreno del gĆ©nero, El Ć”ngel de la muerte, que llegĆ³ a la plataforma el miĆ©rcoles 26 de octubre.

La pelĆ­cula entra dentro de las jugosas propuestas de Netflix para la programaciĆ³n especial de Halloween, que tambiĆ©n incluyen otros lanzamientos como Jaula o El gabinete de curiosidades de Guillermo del Toro.

En esta atrapante pelƭcula de intriga basada en hechos reales, una enfermera sospecha que uno de sus compaƱeros de trabajo es responsable de una serie de misteriosas muertes de pacientes y pone en riesgo su propia vida para descubrir la verdad.

El Ɣngel de la muerte: la historia real en la que se basa el filme. Para descubrir quiƩn fue en realidad Charles Cullen, debemos remontarnos a finales de los aƱos ochenta. Este joven enfermero estuvo trabajando en la unidad de quemados de diversos hospitales (hasta nueve) entre Nueva Jersey y Pensilvania.

Pero en 2003 se destapĆ³ su verdadera labor en aquellos centros, pues se le relacionĆ³ con la muerte de mĆ”s de 400 pacientes. Esto fue posible a raĆ­z del hallazgo de una de sus compaƱeras, la autĆ©ntica Amy Loughren, de varios frascos de medicamentos en un contenedor. Tras probarse que el robo era responsabilidad de Cullen, se hicieron las pertinentes pesquisas que revelaron que habĆ­a inyectado dosis letales de fĆ”rmacos a varios ingresados en el hospital.

El hombre en apariencia era tĆ­mido y familiar y respetado como profesional, pero a raĆ­z de una investigaciĆ³n policial se descubrieron una serie de reclamaciones y sanciones disciplinarias. Finalmente el periodista Charles Graeber investigĆ³ su caso y acabĆ³ por conocer su infancia de abusos, la pĆ©rdida de su madre y la derivaciĆ³n de su mente hacia la compulsiĆ³n por matar.