Niño sin h0gar duerme abrazado a su perrito para evitar el frío




Las fotos se viralizaron en Facebook sumando miles de de reacciones y comentarios.

Vivir en la calle es una de las experiencias más complicadas. El fuerte clima, la inseguridad y el hambre, son los obstáculos a los que se enfrentan las personas sin hogar.

Desafortunadamente, hay pequeños que también carecen de una casa, ni cuentan con algún apoyo, tal como el menor que se viralizó en redes sociales.

Jem Villomo es un joven que caminaba por calles de Manilla, Filipinas. De un momento a otro, el hombre observó a un niño que abrazaba a su perrito para evitar el frío que se sentía.

“El niño, no identificado, es de Manilla, Filipinas, y junto a su perro duerme en la vereda de una calle cercana a la estación central de trenes, mientras los peatones pasan indiferentes”, mencionaron algunos medios.

Asimismo, explicaron que: “Solo el amor de ese chico por su perro y la lealtad del can hacia el niño son un oasis de emoción en medio del dolor.

No importa qué, los dos parecen estar en paz el uno con el otro. El niño vive en la calle junto con su perro. No pide dinero sino comida para ambos.”, contaron los medios antes citados.

Los usuarios en redes sociales se dividieron y pidieron que ayudaran al niño para dejar la calle.

Algunos otros acusaron al joven de solo tomar la foto y no ayudar. El hecho que el joven haya decidido capturar el momento, ayudó a visualizar un problema mundial.

Eso sí, todos los usuarios coinciden en un aspecto: que se ayude al pequeño.

Una persona se ofreció a recibirlos en su casa y, muchos otros, reclaman la intervención del Departamento de Bienestar Social y Desarrollo, el ente que debe cuidar de los menores en Filipinas.

Lo cierto es que, en medio de la rabia y el dolor que produce esa foto, también hay una sensación opuesta.

La única familia de ese chico parece ser ese perro. Y el único que puede cuidar de ese perro, es ese chico. Se tienen el uno al otro.

Ese dormir abrazados produce indignación de que estén en la calle, indefensos, sensación de que no hay amor más profundo que el que sienten ambos.