Oración del día para que te vaya bien.




Dios Padre, me pongo a empezar el día con la certeza de que siempre caminas a mi lado. Bendice mis pensamientos, mis palabras y mis sentimientos para que siempre sean conforme a tu corazón misericordioso.

Mantente cerca, para que los males no me aquejen y que mi día sea de mucho provecho.

Quiero entender que, a pesar de los momentos duros, debo seguir confiando en tu amor, confiando en tu misericordia y en tu grandísimo poder.

Sé la fuente de mis fuerzas, ayúdame a seguir a lo largo del camino y a servirte de la mejor manera para ver al final una hermosa luz reflejada en tu rostro.

Camina a mi lado durante todo el día. Recuérdame tu amor en cada paso que dé y fortaléceme en las pruebas que tenga que afrontar.

Ayúdame a caminar por los senderos del bien, a decidir correctamente y a apartar las tentaciones de mi vida.

Que el enemigo no tenga espacio en mi corazón. Dame fortaleza en mis momentos de debilidad y dame perseverancia en las pruebas que se me presenten en este día.

Pongo en tus manos todas las habilidades y destrezas que he aprendido para que, guiadas por ti, tengan una buena producción en mi trabajo que me permita seguir trayendo un plato de comida a casa, que me permita ser próspero y que me dé dones en abundancia, recordando que todo lo obtendré si lo pido de corazón.

Espíritu Santo fuente de luz ilumina mi alma y mi vida y nunca te apartes de mí. ¡Amén!