Paso casi 20 años construyendo la arca de Noé.




Esta réplica se encuentra en el río Maas, ubicado en los Países Bajos, y ha sorprendido a propios y extraños que deambulan por el lugar durante los últimos 2 años.

Su propietario, Johan Huibers, es un apasionado carpintero multimillonario que construyó la réplica exacta del arca de Noé según las traducciones de las indicaciones que Dios le dio en la Biblia.

Este hombre trabajó durante 20 años y gastó alrededor de 1,5 millones de dólares para realizar su proyecto que ahora es una especie de atracción en su ciudad natal.

Johan reveló que actualmente se está enfocando en la etapa final de su proyecto, que es navegar el arca a Israel. Esta idea no es fácil de lograr porque necesita una gran suma de dinero para emprender el camino, por lo que inició una colecta para lograrlo.

Este millonario es un cristiano devoto, que ha leído y releído la Biblia desde Génesis hasta Apocalipsis. Su sueño es llevar esta versión literaria del arca bíblica a la tierra donde Dios dio sus órdenes a Noé.

El problema al que se enfrenta Johan es que el arca no tiene velas ni motores para moverla.Para hacer el viaje necesitará remolques y maquinaria para arrastrar el arca. Él estima el costo en más de $ 1.3 millones. Johan comentó en una entrevista que quería ir a Israel con su arca porque ama la tierra, la patria y el pueblo de Dios.

Hoy en día, el Arco de Johan es popular en la ciudad y es un lugar turístico para los lugareños y visitantes de la ciudad de Limburg. Esta obra tiene más de 91 metros de largo y aproximadamente 5 pisos de altura. Según el testimonio de Johan, construyó el arca para demostrar que Dios existe.

Advierte que debido al calentamiento global los niveles del mar van a subir a niveles que nunca imaginamos y que, como en los días de Noé, nadie parece hacer caso a las evidencias, por lo que decidió tomar su refugio antes. la inminente inundación por venir.