¿Que pasa realmente después de que te quiten la m@triz?




En primer lugar debemos decir que los Cambios Hormonales aparecen una vez extirpado este órgano, lo que desencadena otras alteraciones.

La buena noticia es que los avances en tecnología hoy en día son más fáciles que en el pasado, pues según estudios publicados por KK WOMENS AND CHILDRENS HOSPITAL, en Singapur, la histerectomía puede ser reemplazada por la laparoscopia, una cirugía mínimamente invasiva que concluye con menos complicaciones que la tradicional. intervenciones para extirpar el útero.

Esto sucede después de la cirugía.

A pesar de reducir las consecuencias con este procedimiento, después de la extracción de la matriz, es muy probable que se encuentren las famosas «latrogénesis», que no son provocadas por el médico, entre las que se encuentran daño en el tacto urinario, daño en el nervio femoral, adherencias posquirúrgicas, cambios hormonales y sequedad vaginal.

Aunque cada cuerpo y organismo es diferente, el aumento de peso se ha asociado con la extracción de
matriz, cuya solución es un tratamiento hormonal, y sobre todo, darle un seguimiento riguroso
indicado por el médico después de la operación.

¿Cuándo es que me debo realizar la famosa «Histerectomía»?

Cuando una mujer presenta miomas, prolapsos, sangrado abundante y otras alteraciones, suele
ser una señal de que la matriz está en problemas.
Sin embargo, hoy en día, los especialistas recomiendan que se extirpe el útero.
como último recurso, es decir, en casos severos, como periodos muy abundantes sin solución eficaz, miomas uterinos con mucho sangrado y dolor, en casos de cáncer o tumores, prolapso por incontinencia renal, entre otros problemas.
En cualquiera de los casos, es necesario acudir a un médico especialista que valorará la situación y tomar la mejor decisión.

Estas son las estadísticas

Según las estadísticas, 15 de cada mil mujeres sufren a nivel del útero, y 30 a nivel de la vejiga después de una histerectomía.
Pero no te asustes, nada de esto es grave, y lo más importante, son tratables y tienen solución, siguiendo al pie de la letra las indicaciones del especialista.